La flexibilidad de la herencia biológica. - Página 2
Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 28

Tema: La flexibilidad de la herencia biológica.

  1. #11
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    La Avicultura Práctica - revista nº 169 - Julio 1917

    ZOOTECNIA APLICADA - Selección, sostenimiento y perfeccionamiento de una raza II

    LA CONSANGUINIDAD Y LOS CRUZAMIENTOS

    http://ddd.uab.cat/pub/avipra/avipra...avicultura.pdf

    Saludos cordiales

  2. #12
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    SELECCIÓN
    La selección es el acto de elegir lo mejor entre lo bueno y cuando esto no es posible, lo bueno entre lo regular.
    No cabe seleccionar entre lo malo; pues como sólo se podría separar lo menos malo y esto no serviría para nada, cuando el conjunto es malo debe darse todo al consumo y formar raza o plantel nuevo.
    La selección, es un arte, y para ejercerlo se precisa no sólo el conocimiento perfecto de las características que determinan una raza, sí que también lo que se llama el buen gusto zootécnico, esto es, la apreciación de la belleza del animal relacionada con la utilidad que de él se espera (belleza de adaptación), o su conformidad con el patrón o standard de la raza (belleza convencional), de las cuales nos ocuparemos más extensamente en la cuarta parte de nuestro estudio.
    El trabajo de selección consiste en eliminar de la sección de crías todos aquellos individuos que tengan menos señalados los caracteres y las cualidades propias de la raza no sólo en lo morfológico, sino en lo fisiológico, de suerte que lo mismo se retiran del plantel de crías o de reproductores los que no reúnan buenos caracteres exteriores, si que también serán desechados los enfermizos, los poco vigorosos y, desde luego, las hembras poco ponedoras.
    Hasta en la raza común se puede practicar la selección cuando con ella se quiera formar un buen gallinero de aves ponedoras, pues conservando de año en año sólo las hembras que mayor puesta hayan dado, a la vuelta de algunas generaciones se habrá mejorado la raza desde el punto de vista de liar huevos.
    También alcanza la selección a la conservación sólo de las aves que hayan demostrado menor propensión a las enfermedades más comunes en el gallinero.
    La selección tiene por base la tendencia de los hijos a parecerse en lo externo y en lo fisiológico a los progenitores y, por lo tanto, cuando solo se conservan para la reproducción aves bellas, fuertes o vigorosas y ponedoras, lo natural es que se sostengan las probabilidades de obtener en las crías parecidas y aun idénticas condiciones.
    La Zootecnia nos dicta reglas claras y precisas para practicar la selección y éstas originan métodos que estudiaremos en la próxima lección, pero como para comprenderlos precisa el conocimiento de otros extremos relacionados con la materia, los expondremos antes para sacar mayor fruto de lo que aquéllos nos enseñan.

    PERFECCIONAMIENTO O MEJORAMIENTO Y REGENERACIÓN DE UNA RAZA

    Perfeccionar o mejorar una raza es sumar cualidades de belleza o de vigor y productividad, a las que ya tenía.
    Representa, pues, un complemento de la selección, ya que nada puede ser mejorado o perfeccionado si no se parte de un plantel o base de por sí buena.
    En realidad, si difícil es seleccionar bien, más difícil es mejorar o perfeccionar, porque si la selección tiene por guía un objetivo como, por ejemplo, la adaptación a un fin determinado o la existencia de un standard o patrón al que tienen que ajustarse los individuos elegidos, el querer mejorar o perfeccionar la raza representa un trabajo intelectual del criador que obedece a un criterio individual ; y si por desgracia uno se equivoca, en vez de perfeccionar puede acentuar defectos que, erróneamente, se tengan por cualidades.
    Es irrisorio que un avicultor se las dé de innovador, y sin práctica en la materia, sin haber estudiado lo suficiente, sin haber recorrido el mundo avícola y sin seguir atentamente el movimiento avícola universal representado en los concursos y exposiciones quiera perfeccionar, cuando a duras penas se halla en condiciones de conservar.
    La pretensión es frecuente y en lo que bien podría atreverme a llamar mí carrera avícola, he tenido que soportar iniciativas y oir verdaderas sandeces o bobadas en esta materia.
    El perfeccionamiento o mejoramiento de una raza no es más que un trabajo que tiende a acentuar la selección hasta su grado máximo, llevando los nuevos tipos de individuos hacia un punto determinado impuesto, o bien por las necesidades del mercado, cuando se, trata de un animal de consumo, o por la moda avícola cuando se trata de ejemplares de exposición; y claro está que, no viviéndose en el mundo avícola, esto es, no estando al tanto de las tendencias y gustos del momento en materia de ejemplares de raza, cuanto se haga será siempre tiempo perdido y pura ilusión.
    Esto no quiere decir que cuando se trabaja con una raza o con un plantel seleccionado no pueda ser llevada esta selección hasta su grado más perfecto, siempre bajo los mismos métodos de selección que luego se indicarán, pero para ello el avicultor debe poseer los conocimientos que ponen a su alcance estas dos lecciones.
    Regenerar una raza es volverla a llevar al tipo perfecto cuando por el abandono en que se la tuvo se han perdido sus caracteres y cualidades.
    El trabajo es tan arduo, tan largo y tan inútil que no me atrevería a recomendarlo a nadie.
    Como para regenerar es necesario que un tipo haya degenerado; yo pregunto simplemente si no es más sencillo evitar la degeneración que regenerar.
    Quien no supo conservar lo que se le dio hecho, ¿podrá acaso recuperar el terreno perdido y volver al tipo primitivo aquello cuyos caracteres dejó que se perdieran por ineptitud o por abandono?
    La regeneración sólo puede intentarse en los primeros momentos por medio de una selección esmerada de lo, que quede bueno o pasable en el gallinero, por un cambio de régimen alimenticio más adecuado a la raza y sólo sobre tal base puede recomendarse. No siendo así mejor resulta al avicultor desprenderse de todo lo que tiene, dándolo al consumo y adquiriendo luego sangre nueva de la misma la raza en debidas condiciones.
    A veces la intromisión de un nuevo padre en el gallinero da buenos resultados, pero mi consejo será siempre el de comprar planteles nuevos y vigilarlos, toda vez que la lección sufrida fué dura y después de ella el avicultor queda suficientemente avisado.
    Veamos ahora el punto o puntos fundamentales en materia de reproducción.

    HERENCIA, ATAVISMO E INFLUENCIA DE LOS SEXOS Y DE LA EDAD EN LA PROGENITURA

    La herencia es la recepción de los caracteres y cualidades de los padres, esto es, la transmisión de aquéllas por vía directa.
    Los padres se parecen a los hijos, dice el refrán; y, sin embargo, no siempre es así, pues a veces puede más que la herencia el atavismo.
    El atavismo es la transmisión por vía indirecta, esto es, la recepción de los abuelos o de los colaterales de caracteres, cualidades o defectos que no tuvieron los padres y que adornaron o perjudicaron a aquéllos.
    Es sencillamente el salto atrás; la aparición en los hijos de padres buenos o defectuosos, de defectos o cualidades que tuvieron los abuelos o consanguíneos de la progenitura. Los franceses llaman al atavismo herencia interrumpida, los ingleses retrogradación, y los alemanes räicklang o salto atrás.
    Este punto es tan necesario tenerlo en cuenta, que sin ello se vuelve loco el avicultor novato no explicándose cómo de padres buenos y vigorosos nacieran hijos malos y viceversa. Luego determinaremos sus diversos efectos. Herencia y atavismo son dos fuerzas ligadas entre sí y que nadie podrá separar.
    El hombre en el cruzamiento de razas, en sus uniones entre individuos pertenecientes a la misma casta y hasta en sus uniones consanguíneas, nos ofrece ejemplos frecuentes en que estudiar y determinar sus efectos y de ahí que, siendo este punto quizá el más importante, haya sido siempre el más difícil de resolver.
    El avicultor atento a su afición o a su negocio, debe tener, además, muy presente las diferentes manifestaciones 'de laherencia y del atavismo y prevenirse por medio de una esmerada selección de los reproductores en relación con los padres o consanguíneos de éstos en lo que afecta a la elección de los reproductores.
    La influencia del sexo y de la edad o vigor de éstos es tal, que, sin inteligencia por parte del que los elige, se malogran fácilmente los resultados.
    Los grandes tratadistas, y entre ellos mi inolvidable maestro Víctor de la Pene de Roo, dijeron que el macho transmite más fácilmente las formas y la hembra el volumen.
    Resulta, pues, de esto, que con un gallo grande y gallinas pequeñas los productos serán de poco volumen, en tanto que con un gallo regular y gallinas de mucha talla y desarrollo se obtendrán crías de mayor volumen.
    Esto, sin embargo, no representa una regla fija y tanto en la talla como en las formas; la herencia nos ofrece alteraciones de aquella que seguidamente se verán.
    De ahí que yo recomiende que se procure la mayor igualdad o semejanza en los progenitores, es decir, que haya paridad de formas bien definidas en ambos sexos.
    La influencia de la edad o vigor de los progenitores también se deja sentir en la progenitura influyendo en el sexo de los productos.
    Generalmente se observa en las aves una tendencia natural a la alternación de sexos, esto es, que a un huevo llevando germen de macho, sucede otro que lo lleva de hembra. En las palomas esto es cosa tan observada que casi podría decirse constituye regla fija con raras excepciones.
    En los mamíferos de parto doble, como, por ejemplo, el venado, suelen nacer siempre también un macho y una
    hembra.
    Pero al lado de esta observación, 'en las gallinas especialmente se ha observado que, cuando el gallo es viejo y decrépito y las gallinas jóvenes y vigorosas, salen más hembras que machos y, en cambio, de gallinas viejas y gallo joven y fuerte nacen más machos.
    Cuando quieran, pues, equilibrarse ambos sexos, procúrese que gallo y gallinas sean de igual edad y del mismo vigor.
    A pesar de todas estas observaciones que, sin constituir reglas fijas pueden guiar al avicultor, se registran numerosos casos en los que la herencia y el atavismo influyen en las formas y volumen de la descendencia de manera tan variable, que ha permitido clasificar los efectos de aquéllas de la siguiente manera:

    MANIFESTACIONES DE LA HERENCIA y DEL ATAVISMO (subido en un post anterior).

  3. #13
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    LEYES NATURALES EXPLICATIVAS DE LAS VARIANTES

    Ahora bien: ¿ es que estas variantes se presentan casualmente u obedecen a alguna fuerza o causa
    que las determina o regula?
    Sí, debemos contestar. Existen fuellas naturales que los hombres de ciencia estudiaron y determinaron, enunciando leyes cuyo cumplimiento se observa de continuo y que la Zootecnia aceptó como explicativas de las variantes, que a primera vista parecían constituir verdaderos fenómenos, siendo así que, en realidad, no son más que anomalías promovidas por la existencia de las causas que en dichas leyes se determinan.
    Estas leyes, coleccionadas. y comentadas por Cornevín, son cinco, a saber:
    Ley de las variaciones correlativas o de la armonía.
    Ley del balance o de la compensación orgánica.
    Ley de las repeticiones orgánicas.
    Ley de la convergencia de las especies.
    Ley de la coloración o pigmentación.
    Examinémoslas una por una recomendándose al lector las aprenda, si es preciso de memoria, y las tenga presentes no sólo en su aplicación a la reproducción de las aves si que también a la de todas las especies de animales domésticos, pues a todos afectan en mayor o menor grado, según el orden que antes se dejó establecido.

    LEY DE GUVIER O DE LAS VARIACIONES CORRELATIVAS

    Quiere decir esto que cuando se pronuncia con exceso el desarrollo o mejoramíento de un órgano o parte del cuerpo del animal, habrá siempre que tener en cuenta que otro órgano o región adquirirá a su vez mayor desarrollo, en relación con el órgano que se perfecciona y en virtud de la afinidad de tejidos.
    Por naturaleza, el plumaje de los machos es más tupido y abundante que el de las hembras. Pues bien; obsérvese que en ellos las patas ostentan el apéndice llamado espolón, del que carecen aquéllas, salvo casos excepcionales.
    En las aves patudas o sea con patas emplumadas, las plumas no salen distribuídas al azar, sino que tienen tendencia a formar como alas en disposición semejante a las de los brazos o miembros anteriores.
    Cuando por selección se han querido alargar las patas de un ave, como ocurre en el moderno tipo de gallinas Langshan y en las palomas buchonas inglesas, en virtud de esta ley, bien llamada de la armonia, se ha alargado todo el cuerpo y el cuello, haciendo de animales curtilineos o mediolineos, otros longilineos, esto es, en los cuales predominan las líneas prolongadas.
    Esto lo vemos de una manera manifiesta en el gallo inglés de pelea moderno, antes corto de patas y rechoncho y hoy longilíneo por excelencia.
    Entre los mamíferos nos ofrecen ejemplos manifiestos el caballo de carreras y el perro lebrel, tipos longílíneos entre los animales de sus especies.
    El criador de aves deberá, pues, tener presente que cuando quiera reproducir una raza para aprovechar su carne, evitará la elección de reproductores entre los indivíduos de patas largas, porque el sostenerse en la descendencía aquel carácter, arrastrará la prolongación de toda la osamenta y la consiguiente disminución de la musculatura.

    LEY DE GEOFFROY SAINT-HILAIRE O DEL BALANCE Y COMPENSACIÓN ORGÁNICA

    Todo órgano normal o patológico (fenómeno), no adquiere nunca gran desarrollo si otro de su mismo sistema y con él relacionado no sufre en sentido opuesto.
    Véase la demostración de esta ley. En las razas moñudas como las Houdans, Crevecceurs y Paduas, a medida que aumenta el moño disminuye la cresta.
    Las Houdans tienen menos moño que las Crevecceurs ; y aunque pequeñas, tienen todavía algo de cresta. Las segundas, con más moño, ya sólo tienen un rudimento de cresta en forma de media luna; pero en las paduas, raza en la que el moño ha llegado al máximo de su desarrollo, al punto de haberse producído en el cráneo del animal una mofidicación o convexidad necesaria para sostenerlo, la cresta ha desaparecido por completo.
    Otro ejemplo nos lo ofrecen las razas Brahma y Cochínchina con sus patas tan emplumadas que llegan a semejar alas. En éstas, a medida que tuvieron mayor plumazón en los tarsos, las alas propiamente dichas, fueron disminuyendo en su desarrollo hasta llegar a ser muy pequeñas.
    En las pintadas, gallinetas o gallinas de Guinea, dotadas de un apéndice o cuerno en la cabeza, no existe espolón ni aun en los machos y la única especie de pintadas que no tiene cuerno (pintada vulturina), esa si vuelve a tener espolón.
    En el Pavo de Indias el espolón va creciendo hasta que nace en los machos el pincelo manojo de cerdas que le caracteriza cuando es adulto y en aquel momento cesa el crecimiento del espolón.
    Como consecuencia de esta ley el criador de una raza determinada no deberá, pues, forzar el desarrollo de una parte del cuerpo, sino quiere ver decrecer el de otra con aquélla relacionado.

    LEY DE MILNE EDWARDS O DE LAS REPETICIONES ORGÁNICAS

    Todo órgano en serie tiende a multiplicarse en sus partes.
    Se asombra el avicultor al ver que gallos con cinco puntas en la cresta, tal como las determina el tipo o patrón de la raza, produzcan crías con seis o más puntas.
    He aquí el efecto de la ley de Milne Edwards. La cresta es órgano con serie de puntas. Pues bien; no hay que temer la disminución en el número de éstas, sino su aumento y de ahí la necesidad de una constante selección al elegir los reproductores.
    Las razas de cinco dedos raramente sacan crías con cuatro, pero en éstas muchas veces aparecen índívíduos con cinco.
    En las palomas la tendencia al aumento de plumas en alas y cola ha permitido crear los tipos de colipavos que llegan a tener en la cola de 28 a 40 plumas en vez de 12 a 18 que suelen tener las demás razas.
    Los efectos de esta ley son los que se registran con mayor frecuencia, y sólo una constancia grande por parte del criador puede evitarlos.

    LEY DE WALSH O DE LA CONVERGENCIA DE LAS ESPECIES

    Cuando un carácter es muy variable o constante en una especie de un grupo, tiende a ser también variable o constante, respectivamente, en las especies vecinas.
    Los efectos de esta ley los observamos entre las especies adaptadas a una utilidad determinada.
    En los animales domésticos, así mamíferos como aves, adaptados a la producción de carne, predomina la cortedad de patas.
    En Inglaterra las gallinas Dorking, Sussex y Orpíngton destinadas al consumo y sostenidas siempre con tendencia al mejoramiento de sus carnes, en cantidad y calidad, las patas son siempre cortas.
    En los patos de Pekín y de Rouan, así como en la oca de Tolosa, se observa igualmente esa particularidad.
    Cuando se fuerce, pues, por la alimentación y los cuidados el desarrollo o aumento de las carnes, se irá fatalmente al acortamiento de las patas en todas las especies sometidas al mismo régimen, por ser constante este carácter en el grupo de animales de carne abundante.
    En cambio, en otras razas en las que las patas varían mucho en su longitud, nunca podrá obtenerse la fijeza en la buena calidad y en la abundancia de sus carnes.

    LEYES DE HEUSINGER SOBRE LA COLORACIÓN O PIGMENTACIÓN, EL VIGOR SEXUAL Y LA GRASA

    1.ª La cantidad de pigmento es proporcional al vigor de los órganos genitales.
    2.ª La proporción de pigmento en la piel está en razón inversa de la cantidad de tejido adiposo (grasa) subyacente a la piel o tegumento.
    Los efectos de estas leyes los apreciamos en los individuos adultos llenos de vigor, cuya coloración es más fuerte al iniciarse su vigor sexual que cuando son jóvenes o ya viejos y decrépitos.
    Por lo que afecta a la segunda ley observamos que las aves de piel amarilla son las que tienen menos carne y grasa, en tanto las de piel y carne blanca, esto es, desprovistas de pigmento, son las mejores en calidad de aves de grasa y carne.
    Estas las hallamos superiores entre las variedades blancas de una raza determinada.
    Como consecuencia de ello elegiremos las aves ponedoras entre las negras y rojas, y en general de coloración obscura y las de alto consumo por su carne, entre las cucas, las bayas o leonadas y mejor las blancas.

  4. #14
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    OBSERVACIÓN FINAL Y LEY DE DELBCEUF

    Como corolario de todo lo expuesto y del criterio que el lector habrá podido formar sobre los serios conocimientos que debe poseer todo criador que pretenda mantener una raza en su perfecto estado de pureza, cabe señalar el error craso dé los que, a la ventura y sin tener en cuenta el contenido de esta lección (en la que, si bien no pretendo haber tratado el asunto con la extensión que debe hacerlo todo el que quiera especializarse en la crianza de aves de raza, sí he iniciado al lector o alumno en el conocimiento de la materia), se lanzan en una empresa funesta para ellos, en tanto es altamente remuneradora en manos de los que se han preparado debidamente con previos estudios.
    La selección constante es la base del éxito, y si no se selecciona, por buenos que sean los reproductores o planteles de la raza adquirida como base del negocio, a las tres o cuatro generaciones la descendencia no se parecerá en nada a los ascendientes.
    El eminente profesor y hombre de ciencia Mr. Delbceuf, en 1877, formuló ya tal conclusión en aquella famosa ley cuyos efectos demostró matemáticamente con estadísticas y observaciones que formaron época en los anales de la Zootecnia moderna diciendo:
    Por grande que sea el número de seres semejantes a un progenitor y por pequeño que sea el de aquellos que se diferencian de él y por él puestos en el mundo; admitiendo que las generaciones se propaguen bajo las mismas condiciones, llegará un momento en que serán más los que no se le parecerán que los que tendrán con él semejanza.
    De los medios para evitar esto, que en término preciso debemos llamar degeneración, vamos a ocuparnos en el próximo capítulo, pero digamos para concluir la presente, que no siempre está en la mano del hombre el evitar o promover las variaciones y que independientes de la voluntad de aquél, manifestada unas veces en la degeneración (cuando abandona las aves a sí mismas) y otras en el perfeccionamiento de las razas (cuando selecciona y aplica las reglas zootécnicas que a ella conducen), hay causantes naturales que favorecen o evitan la aparición de las variantes, algunas dependientes del medio cósmico (país, región o comarca) en que vive el animal, como son el clima, la altura y la constitución mineralógica del suelo.
    En el color sobre todo, influye la luz, el calor, la electricidad y la constitución del suelo, y en la talla, el clima, la altitud y la calidad del pasto o de los alimentos.
    Aun hay otra causa, en la que no tienen participación ni el hombre ni el medio cósmico, y es el de la variación espontánea, efecto de las condiciones en que se desarrolla el embrión, variables para cada individuo, punto sobre el cual el mismo Cornevin dice que, a pesar de los estudios realizados por Geofroy Saint Hilaire y por Dareste, nada puede todavía decirse sobre el particular.

  5. #15
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    Reflexiones sobre la cría del canario discontinuo

    http://apuntescanariocantodiscontinu...l-canario.html


    Saludos cordiales

  6. #16
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    LA SELECCIÓN: SUS CLASES Y MÉTODOS

    Si después de lo expuesto se me preguntara, ¿bastaría la práctica de la consanguinidad para sostener un nuevo tipo o un tipo determinado?, yo me vería entonces precisado a decir que no, pues se necesita, en concepto de auxiliar poderoso y necesario, el factor selección.
    Ya dijimos que por selección se entendía la elección de lo bueno y a ser posible de lo mejor entre lo bueno, esto es, la formación de un plantel o grupo de reproductores dotados todos de caracteres lo más perfectos posibles y vigorosos, o completos en el orden morfológico
    y fisiológico, y quedamos en volver sobre la misma una vez dotados de los conocimientos que esta lección y la precedente proporcionaran.
    Veamos ahora el mejor método o la práctica de la selección; esto es, lo que llaman los ingleses el curso de la selección, aplicable, tanto al método consanguinista, como al de uniones entre animales de la misma raza, no parientes y hasta a los cruzamientos.
    Hay dos clases de selección, la conservadora y la progresiva.
    En la conservadora se unen macho y hembra perfectos de una misma raza para perpetuar sus caracteres en la descendencia.
    En la progresiva se unen macho y hembra de caracteres afines o lo más semejantes posibles, pertenecientes a una misma variedad, cuya variabilidad de caracteres aun no la han elevado a subraza.
    En la selección conservadora el trabajo de año en año es muy fácil, pues las generaciones van sucediéndose unas a otras, manteniéndose en mayor número las aves buenas sobre las malas o dotadas de variantes no apetecidas.
    En la selección progresiva el criador tendrá ante todo presente que, como opera sobre una simple variedad y a veces hasta entre individuos que quizá casualmente salieron con caracteres afines, el tipo no quedará fijado en la primera generación y tendrán que sucederse muchas antes esto no se logre.
    Para ello, Cornevin dictó las reglas siguientes:
    1.ª Sumar las formas y aptitudes similares.
    2.ª Evitar la desarmonía de líneas y formas entre los reproductores.
    3.ª Combatir los efectos del atavismo, eliminando los individuos que se separen del tipo buscado.
    4.ª Colocar los. progenitores en las condiciones más favorables (clima, habitación y alimentos) a la conservación de sus caracteres especiales.
    5.ª Sostener la selección con. gran perseverancia y continuarla siempre en el mismo. Sentido.
    Ahora bien; puede esto lograrse así de una vez o habrá que hacerlo por partes.
    Nadie dejará de reconocer que en una sola generación no se puede obtener todo lo apetecido y de ahí el verdadero curso o método de selección.

    MÉTODO DE SELECCIÓN. - Véase la teoría inglesa más moderna y guiémonos por ella. Designemos con letras las distintas características que tengamos que conservar y así diremos:
    Formas y aspecto general de las aves...... A
    Color y plumaje........................................B
    Cabeza en su conjunto y regiones........... C
    Cola.............................................. ........... D
    Patas............................................. ............E

    Procédase ahora del siguiente modo:
    PRIMERA GENERACIÓN.- Elegiremos machos y hembras con A perfecta prescindiendo de lo demás.
    SEGUNDA GENERACIÓN.- Elegiremos los que tengan A y B perfectas.
    TERCERA GENERACIÓN.- Los que tengan perfectos A +B + C.
    CUARTA GENERACIÓN. - Los que tengan A + B + C + D.
    QUINTA GENERACIÓN.- Los que tengan A + .B + C + D + E, esto es, los tipos perfectos en la totalidad de sus caracteres.
    Por encima de todo, se elegirán siempre los animales más vigorosos, los que hayan sido menos propensos, a enfermedades, las hembras más ponedoras (1), y entre éstas las que den el huevo de mejor calidad.
    Con practicar la selección de esta manera, después de la quinta generación, se tendrá un gallinero de raza fija y perfecta.
    Sin la selección, de nada sirve ni la consanguinidad ni el cruzamiento, pues en ella está la conservación y el perfeccionamiento de una variedad o de una raza.
    (1) Sobre este particular volveremos a ocuparnos de la formaci6n de un parque de ponedoras.

    MÉTODO DE LA CRÍA EN DOBLE RAMAO PLANTEL DOBLE

    No debemos pasar adelante sin hacer mención de un recurso muy empleado por los criadores ingleses.
    Me refiero a lo que llaman aquéllos el sistema de cría en selección por doble rama o doble plantel.
    Para que se comprenda mejor, pongamos el caso de una raza en la que el gallo deba tener la cresta grande y derecha y la gallina grande y caída (como las Minorques y Leghorns).
    El recurso es sencillamente el siguiente: búscase un gallo defectuoso {cresta grande, pero muy caída), el cual siendo perfecto en el resto debiera ser eliminado de la reproducción y únese a un grupo de gallinas perfectas formando así una familia, rama o plantel a la que daremos el nº 1.
    Búscanse por otro lado gallinas defectuosa (cresta derecha), las cuales, sólo por ello, debieran ser eliminadas, y se les da un gallo perfecto en su cresta, formándose así la familia, rama o plantel nº 2.
    Ahora bien: en el plantel nº 1, en el que gallo y gallinas tenían las crestas caídas por primer efecto de herencia (salvo atavismos a eliminar), saldrán los gallos malos y las gallinas perfectas. Los gallos se eliminarán y se conservarán las gallinas.
    En el plantel nº 2, en el que gallo y gallinas tenían las crestas derechas, los hijo tenderán a tenerlas también grandes y derechas y, por lo tanto, serán malas las gallinas y buenos los gallos.
    Juntando en la siguiente generación un gallo del plantel nº 2 con gallinas del plantel nº 1, tendremos un lote o nuevo plantel nº 3 perfecto a la vista y con probabilidades de que sus hijos salgan perfectos, pero (vale la pena de subrayar el pero), como el abuelo o las abuelas fueron defectuosos, respectivamente, en los planteles 1 y 2, por atavismo pueden legar su defecto a los nietos y de ahí que en lotes perfectos, premiados en una exposición y adquiridos en la creencia de que sólo pueden dar hijos perfectos, salgan palladas defectuosas.
    Ello constituye, ciertamente, sino un fraude, un ardid del criador, el cual, repito, sí bien acelera la selección, debe ser conocido por el comprador para tenerlo en cuenta en la prole.
    Lo que queda dicho, poniendo por ejemplo la cresta, puede decirse de1.color en razas en las cuales los gallos suelen ser más claros de plurnaje que las gallinas, como ocurre en los Plymouth Rack.
    En este caso se busca un gallo muy obscuro, hasta con exceso, y se da a gallinas de color normal, y de su unión se sacan los gallos que tendrán tendencia a ser más obscuros que de ordinario.
    Por otro lado, se buscan gallinas muy claras de color y se dan a un gallo perfecto en el color y de su unión se sacan las gallinas que por tendencia natural salen demasiado obscuras.
    La unión del gallo con las gallinas así obtenidas da un lote perfecto de color.
    Insisto en decir que ello constituye un caso de selección forzada cuyos efectos se mantendrán quizá tan sólo en una o dos generaciones y que no debe recomendarse,
    pero es necesario que el avicultor lo conozca para emplearlo con acierto y oportunidad entre sus crías, al propio tiempo que para estar sobre aviso y poder deducir la causa de una degeneración prematura si se le presenta en la descendencia de lotes de ciertas razas adquiridas bajo el influjo de su belleza, pero con desconocimiento de su origen o procedencia.

    CONCLUSIONES SOBRE LAS TEORÍAS DEL CRUZAMIENTO DE LA CONSANGUINIDAD Y DE LA SELECCIÓN

    Como después de todo lo expuesto podría quedar cierta nebulosidad en la mente del lector poco acostumbrado a esta clase de estudios, en breves líneas vaya fijarle sobre el particular, determinando los casos concretas en que debe cruzar o unir sangre del mismo origen.
    1.º Cuándo quiera perfeccionar o modificar una raza seleccionará entre ella misma y aplicará la consanguinidad para sostener el tipo obtenido como finalidad del trabajo.
    2.º Cuando quiera formar una nueva subraza o variedad, cruzará dos razas y hasta volverá a cruzar los productos del primer cruce con una tercera y los de ésta con una cuarta, si fuese preciso, hasta obtener el tipo apetecido; aplicando desde aquel momento la consanguinidad por la tabla de Felch.
    3.º Para conservar el nuevo tipo tendrá necesariamente que aplicar la consanguinidad hasta tanto que se presentaren síntomas de degeneración, en cuyo caso reforzará o refrescará la sangre y volverá luego a la consanguinidad.
    4.° Cuando quiera substituir una raza por otra sin cambiar la que posee, el avicultor elegirá un gallo de la raza mejorante y aplicará la teoría del cruzamiento a base de absorción o substitución, o sea dando cada año a las hembras jóvenes, un nueve gallo de la raza mejorante.
    Estos son los cuatro casos principales que pueden presentarse al avicultor en los que puede dudar en la elección del método a seguir y creo que con las conclusiones que anteceden hallará la solución para cada uno de ellos.

  7. #17
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    Selección de reproductores y método de cría

    http://ccedalboraya.com/seleccion-de...etodo-de-cria/

    Saludos cordiales

  8. #18
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    17 oct, 05
    Ubicación
    Las Palmas
    Mensajes
    10,715
    Diferentes Grados de Consanguinidad

    a.- Closebreeding o Consanguinidad Estrecha.
    Es aquella en que encontramos antecesores comunes entre las dos primeras generaciones de antecesores. Es muy poco empleada en la cría de animales superiores por la gran segregación inicial de caracteres que produce y la gran perdida de vigor en la progenie como también la disminución de parvadas vigorosas. Jamás debe emplearse con animales que no demuestren ser superiores solamente se justifica en casos muy especiales, o cuando, se desea detectar la presencia de genes indeseables, que se desean eliminar.

    b.- Inbreeding o Consanguinidad Moderada.
    Esta consanguinidad, en la cual encontramos antecesores comunes después de la segunda generación, se practica cuando se desean mantener las características de un plantel y eventualmente producir distintas familias para luego cruzar sus descendientes entre ellas y obtener un cierto grado de heterosis, que ningún buen criador debe desestimar. Debe tomarse en cuenta, que la heterosis hace que aumente la heredabilidad de los caracteres, por lo cual aumenta las posibilidades de su selección.

    c.- Linebreeding o Cría en Línea.
    Es una forma de consanguinidad, dirigida hacia el mantenimiento, de los descendientes lo más cercanamente emparentados, a un antecesor sobresaliente. Se evita en cambio, toda la consanguinidad posible con factores no deseables. El parentesco hacia un antecesor elegido, es el factor más importante, que distingue a esta cría en línea de otras formas de consanguinidad. Se practica para conservar los buenos caracteres de un reproductor o una reproductora entre sus descendientes, aumentando el número de aquellos en la progenie, sin disminuir el parecido de su antecesor. Cría en Línea significa, cuales antecesores deben conservar su influencia sobre la progenie, manteniendo y multiplicando las cualidades en la misma. También cuales antecesores deben disminuir su influencia a través de las generaciones, hasta que casi desaparezcan sus defectos. El peligro de la Cría en Línea, depende de cuantos genes no deseables se encuentren entre la parvada, cuando se comience esta consanguinidad. A su vez es de suma importancia, en el éxito de la Cría en Línea, de cuantas pruebas de progenie sobre los reproductores, pueda beneficiarse el criador, cuando desea aplicar este método de mejoramiento. Todo depende también, de cuanto puede contar con otros criadores, que efectúan el mismo sentido de Cría en Linea, para poder recurrir a estos animales, obtener refrescamiento de sangre, sin caer en depresión consanguínea y sin desviarse de su finalidad.

    D.- Cría fuera de línea
    Viene a ser lo opuesto a la consanguinidad. Las cría fuera de línea al contrario de la consanguinidad promueve el mérito individual tendiendo a ocultar genes recesivos. Es un remedio para el daño producido por la consanguinidad y útil para introducir genes deseados dentro de nuestra parvada que no los posee. Debido a que destruye las características de una familia cubre genes recesivos y disemina combinaciones epistáticas favorables, las cruzas fuera de línea favorecen el mejoramiento o el empeoramiento de nuestra parvada, con la introducción de genes que no posee la familia en nuestro poder. Es la llamada migración genética, misma que debe ser mantenida siempre bajo estricta observación y sobre tal practica hay que aplicar una severa selección y medicion de los caracteres visibles y no visibles.

    Cruzando animales que se parecen entre si, sin selección, no se produce prácticamente ninguna influencia sobre la homocigosis o prepotencia. Pero aumente el promedio del parecido entre padres e hijos. Si los padres se parecen entre si ello aumenta al doble la posibilidad que los hijos se parezcan entre si. Pero si no se practica selección aumenta la variación de nuestros ejemplares. Los efectos de cruzar individuos que se parecen está limitado, por la correlación entre genotipo y fenotipo, no obteniéndose resultados positivos, si la correlación no es muy alta.

  9. #19

  10. #20
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    28 nov, 06
    Mensajes
    8,308
    De hace algún tiempo a esta parte , vengo observando que nuestro canario de CANTO ,desde la obsesión por el "Discontinuo", se vienen criando ejemplares cada vez peores de fenotipo ,por no prestar atención a este particular y si al llamado "Canto" ;por esta circunstancia ,la mayoría de los canarios , son cada vez mas "lagartijas" y faltos de cualidades CANORAS . El problema es que su Discontinuidad ,se limita a un par de pasajes sin musicalidad , ni repertorio...con esto creo que no es suficiente .Habíamos quedado , que un pájaro bien ""construido" era aquel que teniendo un buen Genotipo sumado a un buen Fenotipo , daba como resultado un gran CANTOR con muy buenas facultades para Componer excelentes repertorios y muy completos y complejos ,para nada que ver con lo que se escucha hoy en los concursos. Lo primero que debe de tener en cuenta un Canaricultor , es saber compaginar el fenotipo con el genotipo ...si falta alguno de los dos conceptos , ese pájaro siempre será incompleto ,con la consiguiente pérdida de tiempo y de buen CANTO. Ya se ...ya se que esto se debatió muchísimas veces ,, pero ahora mas que nunca , están saliendo pájaros con dos notinas y muy repetitivos por el problema de la compensación y encima , mientras haya Jueces que premien ejemplares con ese tipo de "deficiencias" , el problema se irá agrabando cada vez mas. De cuando en cuando , Jose Luis Plaza , suele poner bonitas fotos de pájaros bien "construidos" ...los cuales como reproductores y cantores pueden ser muy interesantes...pero la mayoría de los Criadores hoy por hoy, no aunan los conocimientos para discernir ...que si no hay " Mata , no hay patata " y este es el mal de todo lo que se oye por ahí.
    Ricardo Gutiérrez Alvarez
    CN:F133

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •